La realidad en que se basan los sueños III

Toda actividad creativa va unida a la libertad. El artista que se enfrenta a una nueva obra o a un proyecto sabe que ésta es indiscutible e irrenunciable. No entremos en el debate fácil de “entonces todo vale”; el proceso creativo es una tarea de indagación e interpretación que será más o menos exitosa pero que merece todos los respetos por el esfuerzo personal que requiere.

El artista ejercita esta libertad y es el artífice de la transformación que se produce entre una realidad exterior tridimensional y objetiva y una realidad interior poliédrica que abarca múltiples facetas. Realiza el transito de un mundo simple a uno complejo. Es su labor descubrir la naturaleza, apreciarla , reconstruirla y mostrarla a los demás.

Estamos sobresaturados de imágenes  de todo tipo  y  el campo de la fotografía de naturaleza no iba a ser menos. Miles de ellas inundan las redes sociales la mayoría  imágenes estereotipadas que son copiadas una y mil veces. Libros y artículos nos enseñan lo que debemos hacer y lo que no. Modificamos o cambiamos nuestro estilo fotográfico en función de los likes que recibimos. Es difícil aislarse de toda esta presión por agradar a los demás. Sin embargo dar vueltas siempre sobre lo mismo no conviene, hay que pararse y empezar a pensar.

El ser humano entiende que una obra de arte/fotografía es estética si cumple una serie de equilibrios compositivos. Hay que ordenar los elementos conceptuales y visuales en un determinado orden de manera que la realización final resulte armónica, condición necesaria  para considerarla obra de arte. Si no hay composición prevalecerá el caos.

Desde hace casi un siglo nuevas tendencias estéticas buscan proponer el caos y el desorden en el arte para violentar los sentidos. Es un modelo de expresión artística en oposición a las representaciones más convencionales . Con esta nueva estética  se valoran las cualidades particulares de cada elemento y no tanto el conjunto.

La naturaleza es caótica en sí misma, pero todo caos posee su orden interno. Es misión del fotógrafo rastrear esas estructuras invisibles, detectarlas y sacarlas a la luz. Un fotógrafo que se basa en los esquemas de composición clásicos facilitará esa visión a través de la elección de estructuras sencillas y equilibradas que nos resulten agradables y que conocemos gracias a la bibliografía que tenemos a nuestro alcance. A diferencia de esto el fotógrafo que busca el caos no necesita explicación, la obra se entiende por la capacidad que tiene para despertar experiencias estéticas en el espectador tanto en los sentidos como en los sentimientos.

Nuestros sentidos son capaces de percibir y apreciar el caos siempre que nos produzcan una emoción estética y dependerá de cada espectador y de lo que evoque en él la valoración sobre esa fotografía. El término estética significa percepción y sensación y aunque nosotros lo entendemos coloquialmente como “lo bello” no necesariamente ha de ser así. Si esta primera fase de la experiencia estética es satisfactoria pasaremos a las siguientes fases que serán la observación y valoración. Este primer acto de percepción se produce de una forma involuntaria y automática. O nos gusta o lo rechazamos.

En definitiva es abrir la mente a nuevas formas de ver y hacer fotografía donde lo importante es la elección personal del fotógrafo y su manera de ver la naturaleza.

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La realidad en que se basan los sueños III

  1. Jose Luid dijo:

    Me gusta tu foto y estoy de acuerdo en un 85 o 90 % de tus apreciaciones. Mr pillas sin internet y con el móvil y sr me hace muy duro escribir con soltura, seguiré a finales de agosto, seguro que más ocasiones de hablar del tema. Solo una puntualización, el caos aveces no es tal solo por la escala. Un fractal puede parecer caos en su conjunto y sin embargo algo muy estético en su detalle.
    Brasos y abrazos, me encanta lo que haces.

    • asun dijo:

      Por supuesto que me encantaría hablar contigo de estos temas. Seguro que me enseñas mucho.Como bien dices el fractal puede parecer un caos pero en mi opinión es una estructura organizada que sigue un ritmo determinado. Opino que nos quedamos con las leyes de composición más fáciles y no indagamos más allá. Besos y abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *